Limpia tu teclado de forma rápida y sencilla

Sin contar el CPU, el teclado es una de las partes de una computadora que más rápido puede ensuciarse y dejar de funcionar de manera óptima. ¿Por qué sucede esto? Básicamente porque este periférico tiene muchos espacios por donde puede pasar el polvo o basura. Además, dado que las teclas tienen grandes huecos, toda esta basura se puede acumular fácilmente por meses… sin que te des cuenta. Claro, hasta que el teclado empieza a fallar.

La manera óptima de limpiar un teclado es desarmarlo pieza por pieza y pasar un trapo por todo su interior; pero dado que esto no es muy práctico, hay otras soluciones que aunque no funcionan tan bien, definitivamente ayudarán a que tu teclado esté más limpio que si no haces nada.

 

La primera solución es aprovechar la gravedad. Simplemente coloca tu teclado de cabeza y zarandéalo ligeramente, incluso puedes dar un par de (muy ligeros) golpes sobre una superficie firme para que todo el polvo salga por los orificios. ¿Te sorprendiste de todo lo que salió? Pues hay mucho más que necesitará de un método un poco más laborioso.

Para limpiar más a fondo tu teclado puedes utilizar un objeto que seguramente tienes a montones en tu casa: cinta adhesiva. Ojo: tiene que ser cinta con pegamento ligero (como Diurex, o hasta un post-it), pues no queremos que el teclado quede todo pegajoso. Simplemente corta una tira de una pulgada de ancho y pégala sobre sí misma, de modo que las partes sin pegamento queden en el interior y las que sí tienen, en el exterior. Después, lo único que tienes que hacer es pasar este improvisado limpiador por las ranuras entre las teclas y el pegamento hará el resto.

Con este par de sencillos trucos, tu teclado funcionará mucho mejor, pues te estarás deshaciendo de gramos y gramos de basura que de otra manera se estarían acumulando dentro de él indefinidamente.

Vamos, déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: